Vie. Oct 22nd, 2021

Margarita Brito

Amará a Dios sobre todas las cosas

En estos tiempos, cuando parece que  a muchos no les importa los demás, cuando el egoismo, la avaricia, el afán de lucro sin mirar cómo se consiga parece enseñorearse y que parece que la vida no vale nada, por la gran cantidad de asesinatos horribles que ocurren tanto en el país, como en el resto del mundo,   es importante recordar a Dios, que amarle y amar al prójimo fue lo primero que nos enseñó.

Amar a Dios y amar a los demás, para amar a los otros primero hay que amarse a uno mismo, porque si una persona no se ama nadie lo hará. La única razón de la vida es el amor.

Al recordar que es el amor el origen de la vida, hay que recordar otro mandamiento: No matarás. Sólo Dios es dueño de la vida, sin embargo a diario vemos como delincuentes matan, violan, roban como si nada. El irrespeto por la vida es evidente, en República Dominicana , casos como el de niñas violadas y asesinadas,  crímenes de personas honestas por una simple discusión por un parqueo o por un choque de automóviles y otros motivos que no debieron provocar un asesinato, lo muestran.

Sólo Dios es dueño de la vida humana. Los hombres debemos respetarla. Matar voluntariamente a un ser humano inocente además de delito vil, es pecado, ya sea homicidio, suicidio, eutanasia, violencia, guerra injusta o aborto, aunque el cadáver sea muy pequeño.

Sentimientos malsanos como el odio, el rencor, la envidia y otros, llevan en ocasiones a cometer hechos viles

Lo propio del cristiano es amar, porque Dios es amor. Si aprendemos a amar, no nos costará perdonar de corazón cuando alguien nos ofende.

Esto no impide el derecho y el deber de la persona y de la sociedad a la legítima defensa. Por eso, las legítimas autoridades pueden imponer justas penas a los agresores e incluso, recurrir a la pena de muerte en caso de extrema gravedad, agotados todos los medios incruentos que serían más conformes con la dignidad de la persona humana.

El  quinto mandamiento de la Ley de Dios   manda amar y respetar la vida humana, desde el momento de la concepción hasta su término natural, porque la persona humana ha sido amada por Dios por sí misma, por haberla hecho a su imagen y semejanza. La crianza del hogar es indispensable, además de la enseñanza escolar, para erradicar la violencia y el machismo.

La sociedad dominicana adolece de padres irresponsables, donde los embarazos en adolescentes, se multiplican al igual que las madres solteras que deben luchar para criar a sus hijos, la descomposición social y la desaparición de la célula básica de la sociedad: la familia, son factores que incrementan la delincuencia, la violencia, unido al narcotráfico y la drogadicción.

Hoy más que nunca es importante recordar los 10 mandamientos de la ley de Dios:

Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

No tomarás el Nombre de Dios en vano.

Santificarás las fiestas.

Honrarás a tu padre y a tu madre.

No matarás.

No cometerás actos impuros.

No robarás.

No dirás falso testimonio ni mentiras.

No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

No codiciarás los bienes ajenos.

 

 

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *