Mié. Oct 5th, 2022
reuni`´on

reuni`´on
La reunion
Las peticiones de eliminar los estímulos fiscales a las empresas establecidas en la frontera continuaron ayer, pero esta vez la Asociación de Industriales (AIRD) cedió la palabra a los trabajadores, quienes consideraron que la ley 28-01 fomenta inequidad entre los empleados de todo el país.

Los industriales y sindicalistas sostuvieron una reunión en la que arribaron a la conclusión de que los incentivos fiscales que establece la ley crean desequilibrios en la capacidad generadora de empleos entre la Zona Especial de Desarrollo Fronterizo y el resto del país.
Aclararon que no se oponen al estímulo de inversiones en localidades deprimidas del país, sino que se realicen de forma equilibrada entre todas las provincias de mayor índice de pobreza.
“Lo que pensamos es que estamos creando empleos en la frontera y desempleo en las demás zonas. La ley hay que ajustarla para que se dedique a crear empresas que fabriquen productos que no necesariamente se constituyan en competencia desleal contra las empresas ya establecidas, porque estamos desvistiendo un santo para vestir otro”, dijo el presidente del Consejo Nacional de Unidad Sindical, Rafael Abreu.
Y añadió: “los empresarios como nosotros, entendemos que la ley debe ser modificada porque se están instalando empresas en la frontera que entonces compiten sin pagar impuestos con las empresas de Santiago, de la Capital y demás”.
Abreu se quejó de que existen industrias en la frontera que no permiten la formación de sindicatos de trabajadores, no acceden al diálogo colectivo y no ofrecen los mismos beneficios laborales a sus empleados como otras empresas ubicadas en el resto del país.
Exponen efectos negativos
Los industriales invitaron a un almuerzo a los líderes de las centrales sindicales en la que les expusieron los efectos negativos que, según entienden, la ley 28-01 genera para los trabajadores de empresas ubicadas fuera de la frontera.
“Se les planteó (a los sindicalistas) nuestra gran preocupación de que llevamos 11 años batallando para la modificación de la ley 28-01. Les expusimos nuestras preocupaciones desde la perspectiva de las empresas que existen actualmente en la frontera y las que podrían llegar”.
Una de las principales inquietudes de Bonetti es la posibilidad de que nuevas empresas se establezcan en las provincias Pedernales, Independencia, Elías Piña, Dajabón, Montecristi, Santiago Rodríguez y Bahoruco, ya que se generaría una competencia desleal contra las demás compañías del país y afectaría a los trabajadores. También precisó que el reclamo no obedece a intereses particulares.

Los representantes de los trabajadores y los empresarios ya han tenido ciertos avances de cara al inicio de las discusiones sobre aumento salarial El presidente de la Confederación Patronal de República Dominicana (Copardom), Jaime González, recalcó que los empresarios no aceptarán un aumento del salario mínimo del 30%, como esperan los trabajadores y que por el momento estudian cuánto se puede aumentar.
Se espera que el inicio de las negociaciones en el marco del Comité Nacional de Salarios se inicie luego de la primera mitad de febrero, con el fin de que se arribe a un acuerdo antes de julio, cuando se empezaría a aplicar el nuevo aumento

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.