Sáb. Jun 25th, 2022

DSC_0235
El conocido pianista argentino Raúl Di Blasio ofreció un concierto inolvidable la noche del sábado, en la sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito.
Aunque Di Blasio junto a su banda logró conectar con el público, desde que inició a las 9:01 de la noche con la pieza “Aranjuez (Asturias), su actuación se vio opacada, en el punto álgido del tema al ser interrumpido por varias voces desde el fondo, que gritaban que apagaran las luces porque le molestaba.
“Me queda la duda de si aplauden lo que toqué o porque apagaron la luz”, diría luego Di Blasio, quien sin embargo mantuvo al público en sus manos.
Junto a su banda, en la que está su hijo, el guitarrista Stefano, el artista argentino interpretó temas como “Canción para Adelina”, que dedicó a Paola, la hija del empresario César Suárez y posteriormente varios temas de película junto a la flautista cubana Ana Belén, entre ellos “Pídele al tiempo que vuelva” de la película interpretada por Jane Seymour y Christopher Reeves.
Una versión moderna de la Novena Sinfonía de Beethoven y de Penélope lograron cautivar. La noche se hizo corta, mientras el artista entre chistes y anécdotas narró el “sutnami” que fue su vida durante 2013 y lo bien que le cayó la invitación de actuar en República Dominicana en una época tan especial como la Navidad.
Di Blasio, con la complacencia de los asistentes, no quería dejar de tocar, “Corazón de Niño, fue otras de las piezas que interpretó. La gran sorpresa de la noche fue la presentación de la cantante Tony Seller, quien con su hermosa voz cautivó con temas como “Memory”, de Barbara Streisand y de la película Titanic, “My heart will go on”.
Raúl Di Blasio destacó el gran músico que es su amigo por más de 20 años Jose Antonio Molina, director de la Sinfónica Nacional, a quien calificó como uno de los mejores directores de América Latina y del continente y señaló que uno de sus sueños es grabar junto a éste, a quien llamó el “tigre Molina”, así como hacer un concierto junto a la Sinfónica Dominicana en Altos de Chavón.
El pianista recordó que su padre fue quien le hizo conocer la música folklórica latinoamericana, fue el momento para hacer temas de la región, rumba, Noche de Ipacarai, música de Venezuela y tango, “El día que me quieras”, “Volver”, “Si tuviera un corazón”. Al tocar el tema «Oblición» no pudo controlar las lágrimas al recordar a su hermano Daniel, fallecido el año pasado y a quien no había podido llorar, pidió disculpas por mostrar su emoción, “no podía llorar, veo que me hacía falta un piano y el público dominicano, con quien me siento en familia”. El concierto culminó a las 11:45 de la noche con Noche de Paz.
Está vista la importancia de la educación del hogar es básica, sin importar estudios universitarios y recursos económicos. Interrumpir a un artista de la talla de Di Blasio cuando estaba en el punto álgido del Concierto de Aranjuez fue muy grosero.

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.