Lun. Ago 15th, 2022

 

Salvador sosa.-

 

Santo Domingo Este, R.D.–  Amado Fígaro,  un hombre con gran dedicación a su familia que ha logrado incluir a sus hijos en su trabajo al tiempo que ellos comparten y disfrutan de su compañía.

Hoy día el afán de la cotidianidad y las necesidades de la vida evitan que podamos compartir tiempo de calidad con nuestros hijos, es por esto que ellos son educados por la televisión, la internet, los compañeros de la escuela, el vecindario.

Pocos tienen la oportunidad de dedicar el  tiempo necesario a sus hijos, trabajar en su educación, guiarlos en un oficio que los ayude a desarrollar sus actitudes positivas, ayudarlos a ser mejores padres, hijos y buenos ciudadanos. Aunque muchos han logrado conseguir la combinación de perfecta  trabajo-familia, no es la constante,  Por eso es un placer presentarle al

Este billetero nació el 5 de Octubre del 1944, hijo de los señores Amado José Peña y Luisa Johnny Fígaro, oriundos de Santa Barbará de Samana, su madre descendiente de inmigrantes ingleses, su padre un agricultor local, quienes con su ejemplo de sacrificio y dedicación a la familia enseñaron a sus ocho hijos a trabajar sin descuidar lo mas importante en esta tierra, la familia;  siendo Don amado el quinto de los  hijos de sus padre siempre encontró en su familia apoyo, consejos, amor y buenos ejemplos de sus hermanos mayores, al tiempo que también transmitía esos mismos principios a sus hermanos menores.

Cuando le preguntamos acerca de su infancia explicó que fue  a la Escuela Sencion Acosta de Samana, pero de noche porque de día trabajaba agricultura con mi padre, tumbaba cocos y cuidaba guineas, también recuerdo cuando íbamos al rio con mis amigos y hermanos nos subíamos a un gran tronco caído, lo tirábamos al agua y este nos llevaba hasta otro campo y veníamos a pie recogiendo leña, esto lo hacíamos especialmente el día de San Juan, el 24 de Junio, entre mis amigos estaba el hoy Dr. José Mercedes, cariñosamente Agapito quien tenía 30 hermanos y eso me llamaba mucho la atención.

Ya a los 14 años yo  tenía mis noviecitas pero recuerdo una en especial y era a Feya Salomón, porque era mucho mayor que yo y cuando mi papa decidió enviarme a la capital para ingresar a la Marina de Guerra, ella no quería porque me quería mucho y no pensaba en dejarme, pero en 1964 el sindico converso con mi papa que era el alcalde para que buscara jóvenes para la Marina De Guerra, entonces mi papa me  recomendó con el sindico para  buscar los jóvenes que quisieran engancharse a la Marina cuando los encontré hable con mis padres y les dije que yo también quería ir a la Base para hacerme marino y convencí a mi papa que no estaba muy de acuerdo pero lo permitió y me dio su bendición.

En la Base Naval 27 de Febrero mientras realizaba labores rutinarias de Grumete, conoció al señor Montes Arache, que en ese momento ostentaba el rango de Capitán de Fragata y quien lo pidió para ser miembro del grupo elite de la Naval “Los Hombres Rana” cosa que no pudo aceptar porque se necesitaba un alto grado de estudios y Don amado no lo tenía, por lo que estudio Artillería Naval y permaneció en la Marina hasta 1969, 8 meses después de cumplir sus cuatro años de servicio.

 

Luego de salir de la Marina en 1969 trabajo con su tío que era marino mercante, poco después su papa preocupado y pensando en el futuro de su hijo lo llama para que vaya a Samana, al llegar a Samana su papa le pregunto: ¿Qué harás con tu vida? ¿Cuáles son tus expectativas para el futuro?  Estas preguntas calaron en lo más profundo de su pensamiento, nunca había hecho un análisis del futuro y no pensaba mas allá del día a día,  al reflexionar su papa le pregunto que necesitaba para seguir hacia adelante a lo que Don amado respondió: voy a comprar un carro Austin y voy a ponerme a conchar en la capital.  Su papa se quedo pensativo, entro a su habitación y le entrego la gran suma de RD$ 200.00 pesos para comprar el carro y la ruta, Don Amado Fígaro nunca había vista esa cantidad pues en la Marina ganaba solo  60 pesos mensuales.

Amado siempre estuvo seguro del amor de su padre hacia el pero en esa ocasión se sintió lleno de amor filiar sintió como su padre lo abrazaba le daba su bendición y estaba seguro que él y su mama rogarían a diario por él.   Al llegar a la capital se prepara para salir a comprar su carrito, en eso pasa por su frente un billetero con un burro nuevo y muchos billetes y quinielas, este llamo su atención y le pregunto cuánto ganaba por la venta del día y se sorprendió la respuesta de Cibao (que así se llamaba aquel billetero) le dijo “un ¼ de quiniela cuesta RD$120.00 y al venderlo yo le hago 150.00 y vendo uno todas las semanas, cuando  hizo las cuentas se percató de que eso era mucho más de lo que el ganaba en la Marina pues mensualmente podía ganar más de RD$80.00 pesos, mando a fabricar su burro y comenzó a hacer el negocio que le abriría las puertas a todo lo que hoy él ha logrado.

En su primera semana de labor  solo ganó RD$4.00, esto pudo haber desmotivado a otro no a un hombre de la entereza y espíritu combativo del protagonista de esta crónica.  En la otra semana decidió invertir todo lo que tenia al comprar todos los números del 00 al 99 y se fue a pregonar a la avenida Real España donde le fue muy bien porque vendió casi todo y para su sorpresa los billetes que le quedaron salieron premiados.  Esto fue un gran empuje para la pequeña empresa que comenzaba y la mejor parte del año 1970 aun no llegaba.

En 1970 conoció a la que sería su esposa, Estervina Rivera, con quien procreo 3 de sus 5 hijos, Roberto, María y Carlos y con quien compartió por 20 años.  También ingreso al Sindicato Hernando Bojan donde fue Secretario de Reclamos y Conflictos, luego paso al Sindicato de la José Martí con el mismo cargo.  Luego funda junto a otros billeteros el Sindicato Faro a Colon del cual fue Secretario General y la Federación la Unidad, del cual también fue Secretario General.

El negocio continuo creciendo y comenzó a hacer negocios al por mayor y llego a vender hasta 1000 ¼  de quinielas y 3000 hojas de billete.  En 1990 se reencuentra con el amor y conoce a Felipa Pascual, madre de sus hijos Cristian y Amadita y con quienes vive.

Al llegar el 1994  Amado encuentra la oportunidad de su vida, el entonces   administrador General De la Lotería, Anton le presenta el negocio de la harina de trigo al por mayor y lo recomienda con su hijo que era director de CORDE,  así  invierte medio millón de pesos, esta inversión da frutos y la prosperidad le sonríe, pero no cambia su trato amable y cordial con sus amigos y compañeros quienes reconocen su espíritu altruista y su dedicación a los más necesitados Iglesias, Clubes Deportivos, Grupos Comunitarios y todo el que verdaderamente lo necesita cuenta con la mano amiga.

Aconseja a los jóvenes s que trabajen que estudien que no quieran comenzar de 97 o 98 que sepan que se comienza de 1 y se disfruta cada etapa que se va escalando.

Afrima que  hoy en día el billetero no tiene nada y trabajó para el estado para echar este país pa’lante, recuerdo como aportábamos muchos recursos y hoy el gobierno se hace de la vista gorda con los billeteros, cada día que se ignora al billetero se le está robando su sudor, el congreso aprobó la Ley 139-11, especialmente el artículo 36 y sus párrafos I, II y III, que le quita los fondos a la Lotería Nacional pero que al mismo tiempo roba el dinero de los billeteros especialmente los mil pesos por banca que se le  otorgaba  al Plan Social del Billetero, que es un derecho adquirido.

Este empresario siente el dolor de sus compañeros y aunque en su caso le ha sonreído la buena fortuna, el sabe que la constante en los billeteros es la gran necesidad que los abruma en el peor momento, porque ya a la edad en que se encuentran la mayoría no hay futuro sino un presente incierto, esperemos que este reclamo pueda ser escuchado pronto y que estos envejecientes puedan pasar sus últimos días sin tantas precariedades.

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.