Mar. Oct 4th, 2022

El merenguero  urbano Antonio Peter de la Rosa (Omega), se declaró hoy en huelga de hambre en la cárcel del nuevo modelo penitenciario de San Pedro de Macorís, alegando le violentaron sus derechos constitucionales.

 Su abogado, Cándido Simón Polanco, entregó una carta manuscrita del artista,  que dice que está detenido por una conspiración en su contra, la misma está dirigida a la prensa, al Comité de los Derechos Humanos y al Ministerio Público.

 “Desde el día de hoy me declaro en huelga de hambre, por la violación a mis derechos constitucionales, debido a que algunos defensores o supuestos defensores de la justicia no me lo han garantizado”, dice en la misiva.

 Sostiene  que está detenido por una conspiración en su contra, perpetrada por dos personas intelectuales  ylo calificó como un “crimen” en su contra.

Añade que la fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, y la directora de la Unidad de Violencia de Género, Andrea Villa Camacho, no son ajenas a esa situación. 

“Me mantendré en huelga de hambre para que se me respeten mis derechos, que consisten en mi libertad”, insistió. 

 

Omega guarda prisión luego de que el juez de atención permanente del Distrito Nacional, José Alejandro Vargas, le dictara prisión preventiva luego de acoger un pedimento de la Fiscalía, que lo investiga por supuesta violación a la joven July López. 

Se recuerda que tan pronto Omega ingresó al nuevo modelo le fue cortada su cabellera, por lo que alegó que la mantenía para filmar una película.

 El merenguero presentó un recurso de amparo para que se le diera el mismo trato de los demás reclusos por ante el juez de ejecución de la pena del Distrito Nacional, Saulo Isabel Díaz, pero éste se declaró incompetente para conocerlo, alegando que es competencia de la jueza del Quinto Juzgado de la Instrucción que fue apoderada del control del expediente.

 

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.