Taller realiza INDRHI identifica posibles efectos cambio climático

Ing. Frank Rodríguez, director del INDRHI
Ing. Frank Rodríguez, director del INDRHI
Santo Domingo.- El director ejecutivo del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI) afirmó que la celebración del Taller de Generación Participativa de Escenarios (GPE) permitió la identificación de rutas de adaptación a las amenazas climáticas para la agricultura y los recursos hídricos en la Cuenca del río Yaque del Sur.
El ingeniero Frank T. Rodríguez precisó que otros de los objetivos del evento fue identificar y crear las sinergias entre opciones de gestión de riesgo y desarrollo creando vías de acciones que incrementen la capacidad de adaptación.
El taller se desarrolló durante los meses de noviembre y diciembre del 2011, en la ciudad de Barahona, con la participación activa de productores agrícolas aglutinados en las juntas de regantes de la región Sur.
Las cátedras del evento estuvieron a cargo de Marius Keller, coordinador para América Latina y El Caribe del Proyecto de Riesgos Climáticos del Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IIDS).
El evento contó con la colaboración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y forma parte del Proyecto de Asesoría Técnica en Gestión de Riesgos Climáticos en la República Dominicana.
Keller fue el invitado especial del director del INDRHI al segmento Cultura del Agua que se transmite los viernes en el programa Diario del 4 por la Corporación de Radio y Televisión (CERTV).
El experto dijo que el taller permitió identificar los posibles efectos del cambio climático y de variabilidad climática sobre el desarrollo futuro, específicamente para caracterizar los distintos riegos del clima y estrategias de gestión de riesgos.
Dijo que en esto se tomó en cuenta las vulnerabilidades, y las condiciones actuales y tendencias de la agricultura y de los recursos hídricos y destacó que el evento permitió a los regantes identificar directamente políticas públicas, programas, intervenciones y acciones necesarias para facilitar la adaptación autónoma y eficaz.
Manifestó que la cuenca del Yaque del Sur fue dividida en la parte alta, arriba de la presa de Sabana Yegua y una parte baja, entre el complejo y el mar.
Keller agregó que el taller permitió a los participantes realizar un diagnóstico sobre el manejo actual de las actividades agrícolas y del agua en la cuenca, destacándose que en la parte alta sólo el 20% de los productores implementan prácticas de uso de suelo adecuadas.
Precisó que se determinó que el 50% de las fuentes de agua requieren acciones de protección, y la conveniencia de diseñar y poner en práctica un fondo para el uso de agua en la cuenca baja a favor de la parte alta.
Los sondeos realizados permitieron determinar el grado de erosión en la cuenca y la consecuente sedimentación acelerada de los embalses de las presas, la deforestación, baja eficiencia en el uso del agua, una limitada tecnología agrícola, falta de mercado y bajos precios.
El grupo de productores que trabajó con la cuenca baja del Yaque recomendó la implementación de programas de reforestación para la protección de esa área, mientras que el grupo de la parte alta dijo que es necesaria la preservación de los bosques.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *