Jue. Dic 2nd, 2021

Las autoridades australianas decretaron el estado de emergencia para Nueva Gales del Sur. En los últimos meses han sido arrasadas 5 millones de hectáreas de tierra por los incendios forestales. cubasi.cu


Al menos 480 millones de animales han muerto durante la peor crisis de incendios forestales en la historia reciente de Australia, desde que una oleada de fuego se extendió por todo el país en septiembre de 2019.

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, anunció hoy la movilización de tres mil militares para enfrentar la crisis generada por cientos de incendios activos en este país, los cuales causaron la muerte de 21 personas.

De acuerdo con un estudio realizado por científicos de la Universidad de Sídney. Las especies más afectadas son los canguros, koalas, wombats y demonios de Tasmania, además de otros animales en peligro de extinción.

El caso de los koalas es especialmente preocupante, ya que se calcula que habrían muerto cerca de 8.000 individuos, lo cual representa casi un tercio de su población total.

La cifra de animales muertos incluye mamíferos, pájaros y reptiles, pero no contabiliza insectos, murciélagos o ranas.

«Es probable que la verdadera pérdida de vida animal sea muy superior a 480 millones», señala el estudio realizado por Chris Dickman, que tiene más de tres décadas de experiencia trabajando en ecología, conservación y manejo de mamíferos australianos.

La región más afectada es el estado de Nueva Gales del Sur, cuyas autoridades locales declararon el estado de emergencia por los incendios forestales, luego de que las previsiones meteorológicas indicaran que los fuegos se recrudecerían este sábado 4 de enero.

Evacuaciones

Ell buque Adelaide participará en las labores de evacuación de miles de ciudadanos afectados por los fuegos, registrados en su mayoría en Nueva Gales del Sur y Victoria (sureste), donde fue declarado el estado de emergencia.

La víspera, las autoridades ordenaron socorrer a alrededor de 100 mil personas y trasladarlas a campamentos e instalaciones habilitadas para brindarles atención.

Esta jornada, Morrison informó la utilización de bases militares para acoger a los damnificados y el uso de cerca de 14 millones de dólares para rentar hidroaviones.

De acuerdo con el comisionado para la Gestión de Desastres de Victoria, Andrew Crisp, se desconoce la magnitud real de los daños, pues existen comunidades a las que los equipos de emergencia no pueden acceder aún.

Además de combatir las llamas, los bomberos y grupos de rescate buscan a decenas de personas desaparecidas durante los últimos días.

Por su parte, la jefa de Gobierno de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, señaló que se estaban cumpliendo los peores pronósticos, pues la mayoría de los incendios está fuera de control y se registraron temperaturas superiores a los 40 grados Celsius, así como fuertes vientos, lo cual entorpece el combate de los mismos.

Los fuegos desatados desde el mes de septiembre destruyeron más de mil 500 casas y millones de hectáreas de bosque en varias regiones del país.

En la isla Canguro, la tercera más grande de Australia, fueron calcinadas más de 100 mil hectáreas, gran parte de ellas en el parque nacional Flinders Chase, donde viven unos 60 mil canguros, 50 mil koalas y otras especies en peligro.

La crisis causada por los fuegos generó debates sobre los efectos del cambio climático en esta nación y fuertes críticas a Morrison, por considerar que su respuesta fue tardía e ineficaz.

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *