Mié. Oct 5th, 2022

Por Liany Ferreras.

Nueva York. Con éxito total y a casa llena quedó formalmente inaugurada en la noche de ayer la nueva Casa del Mofongo Piano Bar de la calle 207 de Manhattan.

Al evento asistieron personalidades del ámbito político local, activistas comunitarios, comunicadores y medios de prensa en general.

La Casa del Mofongo Piano Bar abriò sus puertas a todo el público con una fiesta gratis a cargo del bachatero dominicano Joe Veras.

El establecimiento que cuenta con una Bakery (panadería), piano bar, restaurant, sushi y un espacioso bar, estará ofreciendo sus servicios en horario de 24 horas los siete días de la semana.

Los invitados a la apertura degustaron de entradas, picaderas, snacks y sushi, propio del menú variado que estará ofreciendo la Casa del Mofongo a sus clientes. Los invitados también disfrutaron de un open bar cortesía de la casa.

«Agradecemos el soporte que nos ha ofrecido Laina Neptune, Gloria Artística, los medios de la prensa general y demás invitados por decir presente en esta nueva etapa de la Casa del Mofongo», manifesto Julio Mirage, administrador del establecimiento.

«El resultado de lo que hoy vemos es fruto del trabajo que viene realizando un equipo de mujeres y hombres durante varios meses. Agradecemos por igual a los ejecutivos por la confianza depositada en el equipo y a todos ustedes por venir a compartir junto a nosotros este gran día», externó Dj Henry, administrador de la nueva Casa del Mofongo Piano Bar.

El evento organizado por la destacada comunicadora Laina Neptune bajo su firma Laina Entertaiment, en conjunto con la reconocida publicista Gloria Morales, CEO de Artistika Entertaiment, fue conducido por el comunicador Kenny, mientras que la invocación estuvieron a cargo del sacerdote Féliz Reyes.

La parte musical de la actividad la puso el cantante dominicano Tony Bravo y el salsero Bryant Joel.

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.