Vie. Dic 9th, 2022
Aquiles Bermúdez

Con el impuesto a los dividendos de las empresas de zonas francas, incluido  en el proyecto de reforma fiscal, que generaría unos 175 millones de pesos para el próximo año, el Gobierno pone en riesgo mas de 50 mil millones de pesos que de acuerdo a estudios especializados aporta anualmente ese sector a la economía nacional.

La advertencia fue hecha por el presidente de la Asociación Dominicana de Zonas Francas (ADOZONA) Aquiles Bermúdez, durante el encuentro que reunió en la ciudad de Santo Domingo a representantes de 582 empresas nacionales y extranjeras que resultarían afectadas directamente por unas cincos medidas propuestas en el proyecto tributario sometido al Congreso.

“Por una recaudación tan reducida, se pondría en peligro ingresos directos a la economía de mas de 50,000 millones de pesos anuales, exportaciones de 5,000 millones de dólares y la estabilidad laboral de 135,000 trabajadores directos del que dependen mas de 80,000 familias dominicanas”, expresó Bermúdez al exponer la posición de ADOZONA.

“Pero aun más preocupante -apuntó el empresario-  es la pérdida de nuevas inversiones, de las expansiones de empresas existentes y de la oportunidad de generar 100,000 nuevos empleos en los próximos cuatro años en consonancia con el anunciado  propósito del presidente Danilo Medina de crear unas 400 mil nuevas plazas de trabajo”.

Dijo que las medidas del paquete fiscal que afectan al sector zonas francas tendrían una percepción negativa que desalentaría la producción nacional y  alejaría la inversión extranjera.

“Debemos recordar que el sector de zonas francas llegó a emplear 195,000 trabajadores y que actualmente tiene 135,000.  Esto quiere decir que de los 100,000 empleos que podemos crear en los próximos cuatro años, la infraestructura de las zonas francas puede acoger a unos 60,000 empleos adicionales sin tener que hacer nuevas inversiones. Ningún sector de la economía nacional tiene el potencial de crear tantos empleos con tan poca inversión en tan poco tiempo”, señaló el presidente de ADOZONA.

Otras preocupaciones del sector

El  dirigente empresarial se refirió  también a un segundo aspecto de la reforma que contempla un impuesto a las ventas de zonas francas al mercado local, el cual aumentaría del 2.5% al 5.0% sobre las ventas brutas de las empresas.  “Nuestra asociación ve este impuesto muy alto ya que presume un margen neto de beneficios mínimo del 20% y esto paralizaria el 100% de las ventas al mercado local las cuales serian sustituidas por importaciones de otros paises en detrimento de la mano de obra local y de recaudaciones de impuesto sobre la renta por el estado de esas ventas”, indicó Bermúdez.

“Es importante tomar en cuenta que para fines del cálculo de los aranceles de los productos vendidos en el mercado local, no se debe considerar el valor agregado nacional, lo cual además es prohibido por la Organización Mundial de Comercio (OMC) y además se debe de aplicar las mismas tasas arancelarias que se le aplican a los bienes importados a la República Dominicana tomando en cuenta los tratados de libre comercio, basados en el principio de trato igualitario”, expresó.

Aquiles Bermúdez sostuvo que las empresas de zonas francas  también están preocupadas por la propuesta de eliminar la exención del Impuesto Selectivo al Consumo a los Hidrocarburos para uso y establecimiento de un sistema de “DrawBack”, que elevaría los costo operativos del sector.

Otra medida que tendría un impacto negativo en el sector sino se reglamenta adecuadamente, de acuerdo a Bermúdez, sería el establecimiento de trámites burocráticos adicionales que afectarían la operatividad del Consejo Nacional de Zonas Francas.

Significó que las medidas contempladas en el proyecto de reforma fiscal, representan gravámenes y obstáculos que no existen en ningún otro país competidor de la República Dominicana en la Región de Centroamérica y El Caribe, en inclusive en algunos paises Continente Asiático.

Afirmó que los nuevos  impuestos colocan a República Dominicana en una posición de desventaja competitiva, lo cual sería un aspecto importante que tomarían en cuenta los inversionistas en el momento de tomar una decisión sobre donde invertir o expandir su producción.

“Las grandes multinacionales hacen inversiones futuras en un horizonte de largo plazo y consideran muy seriamente las políticas de estabilidad y consistencia fiscal. Los países, donde hay fluctuaciones e inestabilidad de políticas fiscales, son removidos de las consideraciones de inversión de las multinacionales”, subrayó Bermúdez ante la masiva representación del sector zonas francas.

Sin reglas claras no hay seguridad de permanencia

Luego de las palabras del presidente de Adozona y de la presentación de un estudio sobre el impacto económico y social de las zonas francas, a cargo  del licenciado José Manuel Torres, representantes de diversos parques industriales expusieron sus inquietudes sobre el tema y reclamaron la unidad de todos los sectores que pudieran ser afectados por los nuevos gravámenes, incluyendo los trabajadores y las comunidades de las 27 provincias donde operan.

Todos los expositores coincidieron en afirmar que  las medidas propuestas por el Gobierno desnaturalizan el régimen del zonas francas del país y colocan al sector en posición de desventaja frente los competidores de la Región y de otras zonas del mundo.

Ejecutivos de empresas multinacionales establecidas en el país revelaron  que sus oficinas matrices están monitoreando la situación  y han definido la disposición de reevaluar su permanencia en la República Dominicana si el Gobierno no ofrece garantías de estabilidad en las reglas de juego que rigen el sector.  ///

 

 

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.