Mié. Oct 5th, 2022
Directivos del CODAIT

Directivos del CODAIT
Directivos del CODAIT
Santo Domingo.- El Consejo de Acceso a la Información por la Transparencia (CODAIT) recordó que la Constitución de la República dispone sancionar a los incumbentes que prevaliéndose de sus funciones aprueben incrementar los beneficios en su provecho personal.
Señala el CODAIT que el artículo 140 de nuestra Carta Magna, dispone que ninguna institución pública o entidad autónoma que maneje fondos del Estado, establecerá normas o disposiciones tendentes a incrementar la remuneración o beneficios a sus incumbentes o directivos, sino para un período posterior al que fueron elegidos o designados.
El CODAIT llamó al Congreso a cumplir su rol, en cuanto a supervisar todas las políticas públicas que implemente el gobierno y sus instituciones autónomas y descentralizadas, sin importar su naturaleza. La entidad, señaló, que la Constitución Dominicana en su artículo 246 faculta al Congreso Nacional no solo a controlar y fiscalizar el uso de los fondos públicos, sino también el patrimonio nacional y los ingresos.
La sociedad también goza de esta facultad, sin embargo, carece de los medios suficientes para lograr hacer efectiva esa potestad, no obstante gracias a las entidades de la sociedad civil, a los dominicanos de buena voluntad y a los medios de comunicación masivos, comprometidos con un país libre de privilegios, donde impere el respeto a la ley y la justicia social, esas mal sanas practicas están siendo frenadas.
La entidad deploró que en pleno siglo XXI unas minorías vivan como reyes, disfrutando de privilegios irritantes y de excesiva discrecionalidad para dirigir las entidades a su antojo, disponer normas en beneficio propio y de sus colaboradores, mientras la mayoría de la población vive en estado de precariedad, asaltada por la insatisfacción de los servicios básicos y la falta de oportunidad para desarrollarse y vivir con dignidad.
Hay que corregir lo que está mal, no debe ser que ciertos funcionarios de todos los gobiernos de las últimas décadas, puedan obtener pensiones astronómicas, en detrimento de los desamparados trabajadores de los ingenios, de las escuelas, de los hospitales y de los ayuntamientos, por citar algunos. Tenemos que repensar nuestra sociedad, entrando en el fondo de nuestra conciencia y mejorando nuestras conductas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.