Mujeres de todo el país han salido de la pobreza extrema a través de Progresando

Mujeres de todo el país han visto cambiar sus vidas gracias al Programa Progresando, del Despacho de la Primera, el cual con mptivo del Internacional de la Mujer reconoció a 12 de las más meritorias.

Las lágrimas de muchos de los presentes en  el auditorio del Banco Central no pudieron contenerse al ver un vídeo en el que Yudelka Ramos González, de Boca Chica, explicaba cómo su vida cambió tras  empezar los cursos del Programa Progresando.

“Yo no era nadie, intenté en varias ocasiones quitarme la vida”, decía, mientras intentaba secar sus ojos con las manos.

Yudelka relata como su vida era la calle, donde se prostituía y que su mal carácter hacía que sus vecinos le temieran.

Hoy luego de tomar varios cursos que le permiten ganarse  su sustento, afirma que “me siento millonaria”. Yudelka es la primera que se levanta para realizar preguntas interesantes al  asistir a charlas en el Centro de Capacitación  y Producción Progresando, de Los Botados, Boca Chica. En la actualidad vende los productos que ella misma elabora. Quienes antes le huían por su mal genio, ahora acuden a su casa para pedirle ayuda o consejo.

Como Yudelka Ramos son muchas las mujeres que han cambiado sus vidas y  han iniciado pequeños negocios, con el respaldo del programa que ejecuta el Despacho de la Primera Dama, Margarita Cedeño de Fernández.

12 de estas valiosas mujeres fueron reconocidas con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, una selección que resultó difícil.

Digna Mariela Jiménez, otra de las reconocidas habla en el vídeo de sus metas con gran entusiasmo. Cuando en 2006 le hablaron de Progresando de inmediato se inscribió en cursos de costura que le han ayudado a poner un pequeño negocio de confección de ropa de bebé y camisas.

“No es fácil mandar a los niños a la escuela sin desayunar”, dice Digna, para quien esos días quedaron atrás.

 

Trabajo sin desmayo

En el acto donde las damas fueron distinguidas, Cedeño de Fernández describió  el drama familiar y social que viven miles de mujeres debido a la pobreza y la violencia que afecta a mujeres de todos los niveles sociales.

“Durante los últimos ocho años hemos trabajado sin desmayo para promover y sacar de la pobreza a miles de mujeres, preservándolas también del maltrato físico y hasta de la muerte en muchos casos”. Al entregar el Premio Nacional Mujeres de Progreso del 2012, en su séptima versión, sostuvo que el Día de la Mujer tiene un gran significado.

“Como mujer, este día tiene gran significado porque hace aflorar los sentimientos y valores de la mujer en defensa de su familia y porque como Primera Dama, me permite reconocer a mujeres que, como ustedes, juegan un papel fundamental en las economías, contribuyen al progreso, mejoran la seguridad alimentaria y ayudan a reducir los niveles de pobreza, en sus comunidades”.

Enfatizó  que las mujeres juegan un papel fundamental en la economía, en especial de  países en desarrollo.

Destacó que logros como el sufragio, la reivindicación de la igualdad, el acceso a la tierra y la denuncia de la opresión social, familiar y laboral, costaron la libertad y hasta la vida a muchas mujeres del mundo, entre ellas a Patria, Minerva, María Teresa Mirabal y Mamá Tingó.

La lucha de las mujeres por sus derechos es impostergable e ineludible. Muchas todavía son víctimas de la violencia intrafamiliar y de la exclusión laboral por razones de sexo. Todavía miles de mujeres son víctimas de la trata de persona y la feminización del VIH-Sida es una realidad.  Por eso es necesario que todas las mujeres sigamos trabajando unidas por más protección, educación, participación, salud y equidad de género.

Las reconocidas

Digna Mariela Jiménez Arias, de Barahona; Beita Gómez, Cienfuegos, Santiago; Rosa Elba Fernández, Baitoa, Santiago; Santa Polonia Marte de Pantoja, Yudelka Ramos González, de Boca Chica;  Martha Ramona Sandoval, de Batey 35, El Seibo; Yudelka Altagracia Frías de Guerra, Wendy Pineda Lantigua de Villa Mella, Marisol Contreras Liriano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *