Jue. Dic 2nd, 2021

 

grupo Oyama Nitta
Oyama Nitta

La música tradicional japonesa mezclada con ritmos actuales llenó el auditorio Manuel del Cabral de la Biblioteca Pedro Mir, de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (Uasd).

Oyama Nitta, grupo japonés de cinco integrantes, demostró que tal y como dijera el embajador nipón, Soichi Sato, al dar la bienvenida al concierto, la música no tiene fronteras.

El diplomático dijo que hoy día el mundo está globalizado y la conservación de las tradiciones se convierte en el gran tema del siglo XXI.

“Los extranjeros que visitan Japón se asombran por la convivencia armoniosa de lo tradicional y lo moderno”, expresó al señalar que República Dominicana y Japón se unen para disfrutar de la música.

Desde que inició el grupo Oyama Nitta, integrado por Yutaka Oyama y Masahiro Nitta, quienes tocan el shamisen o laúd; junto a Hiromu Motonaga, flauta japonesa o shakuhachi; Shuichi Hidano,  taiko o tambor japonés y Getao Takahashi, en el bajo, ex integrante de la orquesta de  La Luz (de salsa), el público disfrutó de esta música milenaria,mezclada con  toques modernos.

Japoneses y dominicanos se confundieron en una fiesta donde la música demostró que rompe fronteras.

 

Agradecen solidaridad tras terremoto

 

Con la canción Shunrai y un popurrí de canciones folklóricas de Aomori, los artistas se robaron el aplauso del público. El grupo agradeció la solidaridad de los dominicanos, tras  el terremoto y tsunami que asoló Japón.

«Buenas tardes Santo Domingo, gracias por su apoyo a Japón luego del terremoto, queremos agradecerles con música», saludó Oyama saludó, pero aclaró  que no hablaba español y  «no tengo idea de lo que digo».

Asimismo, Nitta indicó que era un honor para él presentarse en Santo Domingo e invitó a los presentes a buscar su música en iTunes.

«Hoy contamos con un invitado especial: Chichí Peralta, un grande de la música dominicana, con quien hemos grabado ayer», dijo. Entonces entró al escenario saltando el percusionista criollo, quien frente a sus congas mezcló el sonido de la tambora con el del laúd japonés. Fue una melodía que evocaba el mar el viento y el sonido del mar, que encantó al público.

Los asistentes al concierto quedaron gratamente sorprendidos cuando Getao Takahashi cantó en español el tema “Para que niegas”. A pesar de la barrera del idioma, los músicos japoneses interactuaron con el público y hablaron en español, uno d e los momentos hilarantes fue cuando al ser presentado el maestro del tambor Shuichi Hidano, saludó con un “Q´lo que”.

Otra  sorpresa fue la interpretación  del  merengue «Compadre Pedro Juan», con los clásicos instrumentos japoneses, motivando  que una pareja se parara a bailar.

Igualmente el solo de tambores tuvo una magnífica recepción del público.

Con un adelanto de lo que será «Merentokyo», tema que estará incluido en el nuevo disco de Chichí Peralta, la agrupación japonesa se despidió tras una hora y media de concierto con el aplauso de todos.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *