Sáb. Nov 27th, 2021

Fotos: Efigenia Cedano

SANTO DOMINGO.- La Alcaldía del Distrito Nacional, la Embajada de Perú en el país y la Universidad  San Ignacio de Loyola de Perú , pusieron a circular este martes el libro “Saberes y Sabores de República Dominicana y Perú”, una guía culinaria que a través de ilustraciones y descripciones, busca destacar los aspectos históricos, culturales y sociales de estos dos países, en especial sus platos más reconocidos.

En 10 capítulos el libro muestra la importancia que ha tenido el intenso proceso de mestizaje cultural experimentado por ambos países, que se pudo apreciar en la exquisita culinaria que poseen.

La actividad fue presidida por la alcaldesa del Distrito Nacional, Carolina Mejía, la ex primera dama Rosa de Mejía, el embajador de Perú en el país, Augusto Freyre Layzequilla, el canciller de la República Dominicana, Roberto Álvarez y  el presidente de la Universidad  San Ignacio de Loyola, Raúl Diez Canseco Terry, entre otros.

El evento incluyó un Festival Gastronómico, donde los asistentes pudieron disfrutar de platos típicos de ambos países y al mismo tiempo experimentar lo similares que son en sabor,
preparación y presentación.

Como parte del evento, celebrado en el Hotel Embajador, los invitados tuvieron la oportunidad de probar platos típicos de ambas naciones.

Con la actividad se busca estrechar los lazos de amistad, académicos y culturales existentes entre la República Dominicana y el Perú, que comenzaron a acercarse mas tras la llegada del buque escuela Unión de la Marina de Perú en 2017.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la alcaldesa Carolina Mejía, quien resaltó el honor de llegar a la altura  de la cocina peruana y precisó   que la exhibición de los platos, muestra la evolución de su gastronomia, que en los tiempos actuales el turismo gastronómico es un eje del desarrollo; mientras el embajador de Perú en el país, Augusto Freyre Layzequilla destacó las excelentes relaciones entre Perú y República Dominicana.

En tanto, el presidente de la Universidad  San Ignacio de Loyola, Raúl Diez Canseco Terry, quien tuvo a su cargo el discurso central del acto, dijo que una buena educación es lo que puede desarrollar un país y que todo lo que se invierta en esta, va en beneficio de su cultura.

Raúl Diez Canseco Terry

Sostuvo que otras dos herramientas que desarrollan los pueblos son el turismo gastronómico y la estabilidad democrática, subrayando que donde no hay democracia no hay marco de desarrollo. «El turismo es el termómetro de como marcha un país», dijo.

Diez Canseco Terry indicó sobre su país que en 2011 la OEA reconoció la cocina peruana y la declaró Patrimonio Cultural por haber trascendido sus fronteras, En 2016 la revista National Geographic incluyo la ciudad de Lima en su lista de los 10 mejores destinos culinarios del mundo y en 2019 el país fue declarado por octavo vez consecutiva, como destino culinario del mundo, entre otros reconocimientos.

Entre otros temas de interés, el presidente de la Universidad  San Ignacio de Loyola destacó la agro biodiversidad peruana, indicando que Perú es uno de los 12 países que tiene el 70% de la biodiversidad mundial y que alberga 84 de las 117 zonas de vida de todo el planeta, con una producción de 4,400 plantas nativas. Ademas tiene 3,800 variedades de papa, 1,200 plantas alimenticias y mas de 1,400 de plantas medicinales.

«Perú tiene 28 de los 34 climas que existen en el mundo. Tenemos la segunda área más extensa del planeta, después de Brasil. La Amazonia es un laboratorio vivo en el que podemos instalar centros de investigación y desarrollo y colocarnos a la vanguardia de la biotecnología y la ingeniería genética», dijo.

Posteriormente los presentes disfrutaron de una demostración  de platos dominicanos y peruanos junto al chef peruano Adolfo Perret y el dominicano Severino. Las palabras de clausura estuvieron a cargo del canciller Roberto Álvarez.

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *