Sáb. May 28th, 2022

El cantante R. Kelly, conocido por éxitos como “I Believe I Can Fly” y ganador de varios premios Grammy, fue declarado culpable en Nueva Jersey de abuso y tráfico sexual contra varias mujeres, muchas de ellas menores de edad, como así también de liderar una red de delitos sexuales.

El artista, que podría pasar el resto de su vida en prisión, fue sentenciado en un proceso que duró alrededor de seis semanas y en el que se escucharon lapidarios testimonios de muchas de sus víctimas, destacan diversas publicaciones de Estados Unidos.Unas nueve mujeres y dos hombres brindaron detalles de los abusos perpetrados por el cantante, todos ellos “bajo amenaza y extorsión”, para lo cual “contaba con un séquito de guardaespaldas y ayudantes” para reclutar jóvenes para tales fines, según quedó demostrado.

Los testimonios dieron cuenta además que el músico solía filmar los encuentros sexuales y, en algunos casos, solía utilizar drogas para mantener a sus víctimas sometidas, en muchos oportunidades incluso en cautiverio por algunos días.

También se hizo referencia a la relación que R. Kelly mantuvo con la fallecida cantante Aaliyah, con quien se casó cuando ella tenía 15 años y a la que obligó a falsificar su documentación con la complicidad de un juez.

 R. Kelly. Antonio Perez/Chicago Tribune via AP, Pool.

Los miembros del jurado de la corte federal de Brooklyn fallaron contra Kelly, que ahora tiene 54 años, por los nueve cargos a los que se enfrentaba, y que ha alargado el juicio hasta las cinco semanas y media. El cantante no levantó la mirada mientras se leía el veredicto. Pero varias mujeres que esperaban en los juzgados no pudieron contener las lágrimas de alegría al escuchar el veredicto.

Kelly se enfrenta una condena mínima obligatoria de 10 años en prisión, y podría incluso ser condenado a  cadena perpetua en una sentencia que se conocerá del 4 de mayo de 2022. Deveraux Cannick, abogado de Kelly, dijo a los periodistas que la defensa estaba decepcionada. «Estoy seguro de que apelaremos», dijo.

Kelly había sido acusado de un cargo de extorsión y ocho cargos de violación de la Ley Mann, que prohíbe el transporte de personas a través de las fronteras estatales para la prostitución. El cargo de crimen organizado dio a los fiscales margen de maniobra para ofrecer pruebas que, de otro modo, habrían prescrito.

Los fiscales dijeron que Kelly aprovechó su fama y carisma para reclutar víctimas, incluidas algunas engañadas en sus conciertos con la ayuda de personas de su séquito. Los testigos dijeron que algunas víctimas esperaban que Kelly pudiera impulsar sus carreras, aunque  realmente él luego las exigía su estricta obediencia y las castigaría si fallaban.

El testimonio en el juicio de los 45 testigos retrató, a menudo con detalles gráficos, el lado oscuro  de un cantante con una carrera musical de 30 años, que llegó a ganar un Grammy en 1996 por el tema I Believe I Can Fly.

Entre sus presuntas víctimas se encontraba la cantante fallecida Aaliyah, con quien Kelly se casó ilegalmente en 1994 cuando ella tenía 15 años.

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.