Mar. Ago 16th, 2022

Nueva York.- El presidente Danilo Medina demandó ayer de los organismos financieros internacionales que asuman con mayor entusiasmo y comprensión los esfuerzos que hacen los países en vía de desarrollo para romper el círculo vicioso de la pobreza y la exclusión social, como forma de garantizar la gobernabilidad democrática.

En su discurso ante la Sexagésima Séptima sesión de la Asamblea General de la ONU, Medina consideró que las naciones pobres se ven afectadas porque las ideas que han predominado sobre el desarrollo utilizan mecanismos de medición que sugieren un bienestar “que no parece coincidir con la percepción de muchos de nuestros conciudadanos, quienes sienten que el crecimiento del Producto Bruto Interno no expresa sus carencias y desesperanzas”.

Expresó que esa es la razón por la que se necesita una revisión para que los organismos financieros internacionales asuman indicadores más enriquecidos que reflejen en cada caso, una mayor capacidad de captar y medir la compleja dinámica del desarrollo humano.

“Asumir que la pobreza y el subdesarrollo son expresión tan solo de ingresos familiares o promedios nacionales, ha conllevado a políticas sociales limitadas a la asignación o transferencia de recursos, para elevar temporalmente los ingresos de las familias empobrecidas por encima de la así llamada ‘línea de pobreza’, sacrificando las posibilidades de desarrollar sistemas de servicios públicos más efectivos y con calidad, de carácter universal, que alcancen, como derecho, a quienes han sido tradicionalmente excluidos”.

Señaló que desde que fue adoptada la Declaración, los Objetivos y Metas de Desarrollo del Milenio, la imagen del desarrollo ha quedado vinculada a la reducción de la pobreza, y al desarrollo de capacidades y oportunidades para las poblaciones vulnerables. Medina indicó que la mayoría de países en desarrollo lograron avances significativos, hasta que en 2007 se inició la crisis financiera que afecta la economía mundial y que amenaza con neutralizar los logros alcanzados.

Precisó que la economía ha de estar al servicio de las personas, no al revés, y que poblaciones y gobernantes han aprendido, “por vía de la experiencia muchas veces dolorosas, que la equidad y la sostenibilidad constituyen requisitos esenciales para asegurar un crecimiento económico sostenido y sostenible”.

“Hoy sabemos que no basta el crecimiento económico para reducir las inequidades sociales y mejorar la calidad de vida de las poblaciones, por el contrario, la experiencia demuestra que mejorando la calidad de vida y reduciendo la pobreza y la exclusión social se puede estimular un crecimiento económico sano”, agregó el jefe de Estado.

Medina sostuvo que en el actual contexto de crisis e incertidumbre internacional que vive gran parte del mundo, se necesita reducir las desigualdades sociales nacionales e internacionales, incrementando además la cohesión social y fortaleciendo la gobernabilidad democrática porque “la equidad y sostenibilidad son dos caras de una misma moneda con la que debemos abonar al desarrollo humano”.

 

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.