Mar. Oct 4th, 2022
Celso Marranzini

El Estado dominicano se ahorró en tres años más de US$1,9 14 millones a través de las medidas implementadas en la gestión de Celso Marranzini al frente de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), según consta en las memorias de la entidad.

Sostuvo que a esa suma se agregan s US$700 millones que fueron posibles recibir gracias al cumplimiento del sector, el aporte ha sido de US$2,614 millones que llevados a pesos da la impresionante suma de RD$101,946 millones.

Marranzini expresó esas consideraciones en un documento-memoria de su gestión de tres años al frente de la CDEEE, en el cual explicó entre otros resultados la renegociación del contrato con la generadora Egehaina, arrojando un ahorro de US$25 millones anual (US$75 en tres años); un beneficio acumulado de US$440 millones en cinco años, producto de la renegociación del contrato con la empresa AES, y la renegociación de contratos de disminución del cargo por capacidad con la generadora San Felipe y con la DPP (Dominican Power Partners)

El contrato de disminución del cargo por capacidad con la generadora San Felipe fue de US$25 millones anual; mientras que por la DPP fue de US$1.5 millones mensual, equivalentes a un total anualizado de  US$18 millones  y de US$68 millones para la finalización del contrato.

Señala que se ha cambiado la matriz energética y se cumplió con las condicionalidades de los bancos multilaterales, lo que permitió el desembolso de US$700 millones para la estabilidad macroeconómica y un ahorro en gastos administrativos por más de US$65 millones (RD$2,5000 millones).

Entre otros aportes, cita que se redujeron costos de US$360 millones en los tres años de gestión, al no contratar la barcaza Filipina, además de que se logrará un ahorro de US$60 millones por año al término de la renegociación del contrato  con la Compañía de Electricidad de San Pedro de Macorís (antigua Cogentrix).

Asimismo, la CDEEE logró convertirse en compradores únicos de energía hidráulica , “que a nuestra llegada la vendían al sector generador privado a 0.08 por dólar por  kilovatios hora, para ser vendidas a las distribuidoras a 0.18 significó un ahorro anual de US$40 millones, es decir, US$12 millones en estos tres años”.

Asegura que lejos de haber sido un factor desestabilizador por primera vez el sector eléctrico viene a ser parte del equilibrio macroeconómico, ya que se construyen 2,600 kilómetros de redes de distribución que llevarán a mas de 400,000 clientes al circuito 24 horas, la mejoría en la transmisión, la rehabilitación de Jigüey, Aguacate, López Angostura y Prin Brazo, y la construcción de Pinalito y Palomino que adicionarán al sistema 248.5 megas.

Un caos

Celso Marranzini  expuso en las memorias de la CDEEE que en 2009 encontró prácticamente un desorden en el organismo (falta de organización, planificación y coordinación entre la entidad y las empresas eléctricas estatales; planes y estrategias divorciados de la realidad nacional, alta pérdida de energía por más de un 36% solo en el primer semestre de ese año y 1.3 millones de clientes contratados inferior al 50% de los usuarios reales del sistema).

Además, una nómina de 12,967 empleados, el más elevado número de la relación empleados-clientes de toda América Latina; gastos acumulados de US$44 millones a junio 2009, falta de inversión en las redes de distribución, paralización de proyectos de rehabilitación de centrales hidroeléctricas y redes de distribución.

 

Asimismo, las bases de datos manipuladas en las Edes, mala gestión en el Programa de Reducción de Apagones (PRA), entre otras.

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.