Ernesto se alejó, pero llega onda tropical y dos vaguadas

Ernesto se debilitó hoy a tormenta tropical a su paso por la península de Yucatán en México luego de ingresar a tierra horas antes como huracán, aunque todavía amenaza en convertirse nuevamente en ese tipo de fenómeno.

En tanto, una onda tropical, que se desplazó la madrugada de hoy, podría interactuar con dos vaguadas ques provocarán  aguaceros dispersos con  tronadas y ocasionales ráfagas de viento sobre el territorio nacional.

De acuerdo al boletín de la Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET), las precipitaciones serán más frecuentes e intensas sobre las regiones Sureste, Suroeste, cordillera Central y los poblados de la costa caribeña, principalmente en horas de la tarde y la noche.

El informe indica que la onda tropical tiene su mayor actividad sobre el Mar Caribe y se mueve hacia el oeste a unos 24 kilómetros por hora. Se espera que a medida que se desplace sobre el área, interactúe con dos vaguadas, una en altura y otra en superficie.

De su lado, Ernesto se convirtió en huracán y sus vientos máximos sostenidos decrecieron a 110 kilómetros por hora (70 mph) y se espera que se debilite aún más a medida que se desplaza sobre tierra. Pero el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advirtió que podría convertirse de nuevo en huracán una vez que llegue a la Bahía de Campeche. La tormenta tenía su vórtice unos 85 kilómetros (55 millas) al oeste-noroeste de la ciudad de Chetumal, México, y se desplazaba con rumbo oeste a casi 24 kph (15 mph).

Cuando tocó tierra por el pueblo de Mahuahal poco antes de la medianoche del martes, Ernesto tenía vientos sostenidos de 140 kph (85 mph) y pasó por un área escasamente poblada. La llegada de la tormenta el martes obligó a centenares de pescadores a huir de aldeas costeras hacia albergues y numerosos turistas fueron evacuados.

 

Acerca de Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Ver todas las entradas de Margarita Brito →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *