Pirañas emiten tres tipos de sonidos con mensajes diferentes


Pese a su mala reputación, parece que las pirañas son más de ladrar que de morder, según un artículo que publica en Journal of Experimental Biology, emiten tres tipos de sonidos, cada uno con un «mensaje» aparentemente diferente.

El director de la investigación, Eric Parmentier, de la Universidad de Lieja (Bélgica), ha estudiado los sonidos y las formas de comunicación de diferentes variedades de peces, incluidos el carismático pez payaso y el feo pez sapo.

Por eso, Parmentier ya sabía que las pirañas emiten sonidos. Sin embargo, faltaba descubrir por qué.

Pese a su mala reputación, parece que las pirañas son más de ladrar que de morder.

Con micrófonos submarinos, grabaron los sonidos que hacen las pirañas cuando se confrontan.

Según el artículo que publicaron en el Journal of Experimental Biology, emiten tres tipos de sonidos, cada uno con un «mensaje» aparentemente diferente.

El director de la investigación, Eric Parmentier, de la Universidad de Lieja (Bélgica), ha estudiado los sonidos y las formas de comunicación de diferentes variedades de peces, incluidos el carismático pez payaso y el feo pez sapo.

«Si entendemos el comportamiento que se asocia a los sonidos, podríamos poder escuchar el mar y explicarle al pescador cuándo es el mejor momento para salir».

Los científicos esperan poder continuar con el estudio de los sonidos de la piraña en la Amazonía.
Los autores del estudio pusieron un micrófono subacuático en un tanque lleno de pirañas en su laboratorio y filmaron cómo interactuaban.

Así fue que captaron tres tipos de sonidos. El primero, un ladrido que producen cuando se plantan frente a otro, cara a cara pero sin llegar a pelear.

Los otros dos eran una especie de ritmo de percusión, que producen cuando se persiguen unas a otras y un gruñido suave que hacen cuando se muerden, los dos tipos de enfrentamiento que se dan cuando pelean por comida.

La mayor parte del tiempo, sin embargo, las pirañas nadaban tranquilamente, sin hacer ruido y sin entrar en ninguno de estos conflictos submarinos.

Fue con horas de minuciosa observación que los investigadores lograron captar estos comportamientos.

«Para los animales, es menos caro (en términos de energía) hacer mucho ruido para impresionar a los otros que pelear», explicó Parmentier.

Buenas vibracionesLas pirañas, como otros peces ruidosos, producen los sonidos con la vibración de la vejiga natatoria, un órgano con forma de bolsa flexible que se llena de gas para regular la flotación.

Los científicos estudiaron los músculos que producen la vibración.

«Este músculo se contrae y relaja unas 150 veces cada segundo para hacer vibrar la vejiga natatoria», le comentó Parmentier a la BBC.

Junto a su equipo, el científico espera poder estudiar el comportamiento de la piraña en su entorno de la Amazonía y así poder saber más de su repertorio acústico.
emiten tres tipos de sonidos, cada uno con un «mensaje» aparentemente diferente.

El director de la investigación, Eric Parmentier, de la Universidad de Lieja (Bélgica), ha estudiado los sonidos y las formas de comunicación de diferentes variedades de peces, incluidos el carismático pez payaso y el feo pez sapo.

El artículo de la BBC destaca que, Parmentier ya sabía que las pirañas emiten sonidos. Sin embargo, faltaba descubrir el motivo.

«Si entendemos el comportamiento que se asocia a los sonidos, podríamos poder escuchar el mar y explicarle al pescador cuándo es el mejor momento para salir».

Los científicos esperan poder continuar con el estudio de los sonidos de la piraña en la Amazonía.
Los autores del estudio pusieron un micrófono subacuático en un tanque lleno de pirañas en su laboratorio y filmaron cómo interactuaban, captando tres tipos de sonidos. El primero, un ladrido que producen cuando se plantan frente a otro, cara a cara pero sin llegar a pelear.

Los otros dos eran una especie de ritmo de percusión, que producen cuando se persiguen unas a otras y un gruñido suave que hacen cuando se muerden, los dos tipos de enfrentamiento que se dan cuando pelean por comida.

La mayor parte del tiempo, sin embargo, las pirañas nadaban tranquilamente, sin hacer ruido y sin entrar en ninguno de estos conflictos submarinos.

Fue con horas de minuciosa observación que los investigadores lograron captar estos comportamientos.

«Para los animales, es menos caro (en términos de energía) hacer mucho ruido para impresionar a los otros que pelear», explicó Parmentier.

Buenas vibracionesLas pirañas, como otros peces ruidosos, producen los sonidos con la vibración de la vejiga natatoria, un órgano con forma de bolsa flexible que se llena de gas para regular la flotación.

Los científicos estudiaron los músculos que producen la vibración.

«Este músculo se contrae y relaja unas 150 veces cada segundo para hacer vibrar la vejiga natatoria», le comentó Parmentier a la BBC.

Junto a su equipo, el científico espera poder estudiar el comportamiento de la piraña en su entorno de la Amazonía y así poder saber más de su repertorio acústico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *