Sáb. May 28th, 2022

Santo Domingo.-  El arte, dentro de ella la música, es una parte esencial en el desarrollo de los niños, jóvenes y adultos de cualquier nación. Tanto para la Fundación Sinfonía como para la Delegación de la Unión Europea en República Dominicana la educación musical es un tema que reviste gran importancia por lo que, con el apoyo de la Dirección General de Bellas Artes y el Conservatorio Nacional de Música, organizaron la celebración clases magistrales.

violonchelista finlandés-holandés, Jonathan Roozeman junto a Alejandro Bolívar

Aprovecharon la estadía de los tres maravillosos artistas que brillaron la noche del pasado 10 de mayo en el concierto Unidos por la Paz, celebrado en el Teatro Nacional Eduardo Brito, en conmemoración del Día de Europa, para que jóvenes dominicanos, estudiantes de flauta, violín y violonchelo, tuvieran la magnífica oportunidad de recibir consejos sobre desempeño y motivación de quienes ya gozan de reconocimiento internacional.

El flautista italiano, Alberto Navarro, la violinista danesa, Anna Agafia y el violonchelista finlandés-holandés, Jonathan Roozeman, fueron los encargados de impartir interesantes clases magistrales en el Conservatorio Nacional de Música, que resultaron de gran enriquecimiento para estudiantes de dicho Conservatorio y miembros de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil.

Los estudiantes de música suelen considerar las clases magistrales como uno de los medios más eficaces de su desarrollo musical, lo que resultó demostrado por el gran entusiasmo que reinó en las tres aulas, tanto de parte de los profesores como de los estudiantes. Las clases magistrales recibidas por un músico durante el curso de su carrera pasan a formar parte importante de su historial.

Alberto Navarra, Anna Agafia, Katja Afheldt, Margarita Miranda de Mitrov, Jacqueline Huguet y Jonathan Roozeman

La Fundación Sinfonía aprovecha para agradecer a la Delegación de la Unión Europea en República Dominicana por hacernos parte de su concierto Unidos por la Paz en el Teatro Nacional Eduardo Brito,  de su recital en el Centro León de Santiago de los Caballeros y de las clases magistrales en el Conservatorio Nacional de Música, actividad educativa que reviste gran importancia para  la Fundación Sinfonía, que tiene como una de sus principales metas colaborar en forma constante para que cada día haya mejores músicos en nuestro país.

Por Margarita Brito

Periodista con más de 20 años de experiencia en radio, televisión y prensa escrita. Esposa, madre y abuela. Escribo porque me gusta y porque nada me es ajeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.