Entra en servicio la Micro Central Hidroeléctrica La Lomita, Jarabacoa

 

Thelma Eusebio, Piedad Domínguez, Alberto Sánchez, Jon Katz, Adriano Adames, Olmedo Valdez, Pedro Ureña, Oscar Mena, Ramón Rodríguez, Rosario Pilonero Molazzo, Juan Manuel Ortiz, Ana Melba Alcántara, Rosalina Ramírez, German José Moya, Rómulo Canela y Nioma Pérez, entre otros.

LA VEGA.-Cada día crece el número hogares y comunidades rurales del municipio de Jarabacoa que aprovechan  la energía limpia para el acceso al servicio de electricidad. Ahora el turno toca a los pobladores de La Lomita, Pinar Quemado, que gracias a la electricidad pueden usar electrodomésticos como lavadoras, televisores y computadoras.

La entrada en servicio de la Micro Central Hidroeléctrica comunitaria, construida por un monto superior a los seis millones de pesos,  una generación de diez kilowatts que lleva energía 24 horas a los más de doscientos residentes.

Levantada para uso doméstico, educativo, productivo y alumbrado público, el sistema  que se alimenta del Arroyo Loma del Rancho, es el resultado del esfuerzo del Programa de Pequeños Subsidios del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (PPS-SGP-FMAM-PNUD), Ministerio de Medio Ambiente, PROCARYN, Centro Alternativo Rural El Limón, GIZ-PROFER, Obra Social Salesiana, Asociación Santa Teresita, la Unidad de Electrificación Rural y Suburbana (UERS) y la comunidad.

La Obra lleva energía eléctrica a todas las viviendas del caserío localizado sobre los 1,200 metros sobre el nivel del mar, en las entrañas de verdes montañas sembradas de café, principal rubro que cultivan sus agricultores, que, según la directora general de la UERS, licenciada Thelma Eusebio, constituye el estandarte para que la comunidad vuele hacia el progreso y desarrollo en base a su producción.

A decir de la titular de la UERS, la comunidad se ha preocupado por los temas de conservación y su desarrollo local, al tiempo que destaca que la producción de café bajo sombra, con la intención de proteger su suelo y las fuentes de agua, además de tener la distinción de ser una de las primeras comunidades del país en  instalar un sistema de procesamiento de deshecho de café, para la producción de gas metano, aprovechado por familias que viven próximo a la planta.

“La UERS siempre tiene que destacar los grandes aportes de tantas instituciones que se enfocan en los humildes del país, de manera especial, del Programa de Pequeños Subsidios, organismo con el que hemos  instalado 10 microcentrales hidroeléctricas en los últimos 3 años; para beneficio de cientos de dominicanos que ven transcurrir su vida en zonas tan difíciles para que les llegue la energía del sistema eléctrico nacional, que provoca que muchas familias abandonen tierras y pertinencias en busca de mejorar sus condiciones de vida”, apuntó.

Como contribución a la economía, el Estado dominicano con la puesta en marcha del sistema, disminuirá anualmente cerca de 130 mil dólares en comparación si esa misma cantidad de energía que genera, fuera producida mediante la quema de 27 mil galones combustibles fósiles. “Cuidar del medioambiente debe ser  prioritario de cada ciudadano y en ese orden, también se inscribe la UERS al apoyar la construcción de nuevas fuentes de energía que no le lastimen.

Mientras que  el coordinador nacional  del Programa  de Pequeños Subsidios (PPS), ingeniero Alberto Sánchez, al referirse a la sostenibilidad de la obra, en lo ambiental y social, resaltó el esfuerzo por la conservación de bosques de la comunidad, que a su juicio garantiza la permanencia y el incremento del flujo de agua, y “como propietaria del sistema, asume el compromiso de realizar una administración eficiente, siguiendo las regulaciones y normas  de uso aprobadas; de manera que se pueda hacer frente a demandas futuras de energía en función de la capacidad instalada”, sostuvo.

De igual manera, el ingeniero Jon Katz, de CAREL, valoró la importancia que tiene esta iniciativa para el aprovechamiento de las telecomunicaciones y el acceso tecnológico que hacen factible el desarrollo de las comunidades locales, para que los jóvenes de la comunidad, tengan las mismas posibilidades para educarse que los de la ciudad, mediante el uso de la herramienta del Internet.

Adriano Adames, presidente de la Asociación Santa Teresita,  quien también hizo uso de la palabra, dijo que se estableció un sistema de pago, por el cual cada usuario aportará una cuota entre 200 y 400 pesos, manejado por un comité y que representa menos del 40% de lo que cada familia pagaba anteriormente pasa satisfacer sus necesidades de electricidad.

La descripción del sistema estuvo a cargo de Olmedo Valdez, de la Obra Social Social Salesiana,  quien apuntó que la potencia es de 10 kilovatios, generando a 240 voltios, para una producción de electricidad de 87 Megavatios-año, y que con el fin de que todos los hogares dispongan de electricidad en igualdad de condiciones, en cada casa se instaló un controlador de carga de 3 y 6 amperios.

Finalmente, el comunitario Pedro Ureña, presidente del Comité Hidroeléctrico, en nombre de los beneficiados, planteó que asume la representación junto a un grupo de distinguidos comunitarios, para garantizar el correcto cuidado de la obra, acariciada por más de siete años por la comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *